Libros

Crítica cultural

Discursos transversales. La recepción de Rubén Darío en Nicaragua (2011)


Barroco descalzo: Colonialidad, sexualidad, género y raza en la construcción de la hegemonía cultural en Nicaragua (2003).


"En un lenguaje fluido, armónico y rico, Barroco descalzo presenta una difícil articulación de múltiples asuntos históricos, económicos, culturaloes, políticos, de género y sexualidad alrededor de una comedia-bailete -más bien tragicomedia- cuya argumentación no parecería prestarse  a tan variadas disquisiciones. Mestizaje absurdamente sobrevalorado, colonización interna de las metrópolis de turno y de las etnias conquistadoras -de antaño y hogaño- explotación racial y geográfica de los grupos dominantes del Pacífico sobre las ciudades y comunidades de ''tierra adentro'', imposición de dogmas sociales, culturales y sexuales; todo hábilmente encontrado bajo la rara vestimenta barroca y patética de los personajes de El Gueguense o Macho Ratón. [...] Leer Barroco descalzo es conocer aistas y ángulos nuevos de la cultura en Nicaragua. Un paso firme hacia el encuentro de identidades otras".  Douglas Stuart Howay UNAN-Matagalpa. Contraportada de Barroco descalzo.

"La lectura de El Gueguense que hace Erick Blandón (2003) constituye sin duda una excepción importante frente a esta tendencia". [La de considerar la cultural oral indígena como parte del folklore de la cultura nacional]. Valeria Grimberg Pla "Los géneros literarios como espejos distorsionantes"  Hacia una Historia de las Literaturas Centroamericanas I  p. 106

"Erick Blandón, en su análisis de El Gueguense, analiza espacios de socialización abiertos, donde se congregan diversos fragmentos culturales repertoriados y reinsertos en otros procesos de significación; operaciones antisubversivas, prácticas disuasivas y que sin embargo anuncian la ruptura del régimen colonial". Ligia María Bolaños Varela"Narraciones  y temporalidades en la producción colonial centroamericana" Hacia una Historia de las Literaturas Centroamericanas 1.  pp 162-3

Novela

Vuelo de cuervos (1997)

"Sin duda, esta novela está marcando un hito en la cultura nicaragüense postrevolucionaria porque se trata tanto de una forma de autocrítica de izquierda, como de una renovación de las formas literarias en las que tradicionalmente se envolvía el mensaje revolucionario nicaragüense, a saber: el testimonio conversacional, la narrativa realista-mágica al estilo de Isabel Allende y Laura Esquivel, y la poesía exteriorista y romántica. Al recurrir a la ironía carnavalesca, Blandón descubre los lados flacos (risibles, trágicos, farsescos) de la revolución y los revolucionarios..."    Mario Roberto Morales "La punzante deconstrucción de Vuelo de cuervos". Tomado del diario Siglo XXI, de Guatemala. s.f. 1997.

"Leí casi de un tirón la novela Vuelo de cuervos, de Erick Blandón, y antes incluso de terminarla tuve el impulso de correr a alcanzarlo hasta la carretera a Matagalpa -donde se enrumbó luego de entregarme un ejemplar- para estrecharle la mano con agradecimiento. Sentí que alguien, por fin había podido saldar una cuenta pendiente para miles de compañeros. Vivos y muertos.
[...]
Antojadizas referencias que, a ras de la lectura, pudieran venírsenos de pronto: muchas. Desde el alucinante guión de Stanley Kubrick en Full Metal Jacket, hasta la fabulesca y a ratos hilarante Rebelión en la granja de Orwell. Porque solo una buena novela, un buen poema o una buena película pueden decir lo que no se puede decir de ninguna otra manera.
Y es que Blandón, además demuestra haber alcanzado, en apenas su segunda incursión narrativa, la plena mayoría de edad en el dominio del arte de narrar, especialmente el arte de construir una novela, más emparentada que el relato con la naturaleza abierta, polivalente y misteriosa de la poesía. Logra introducirse en esa "tercera dimensión de la literatura", en la poco perceptible y sin embargo dinámica subjetividad colectiva." Erick Aguirre. "Vuelo de cuervos salda una cuenta pendiente". El Nuevo Diario s.f. 1997



"Vuelo de cuervos (1997) hace referencia a la política del traslado forzado de comunidades indígenas enteras de sus habitats tradicionales, realizada por el gobierno sandinista con el propósito de integrarlas a la nación nicaragüense. Con las técnicas de la carnavalización deconstruye estos intentos. Gran parte de la novela es contada desde la perspectiva de un intelectual, socializado y politizado en la región del Pacífico, que simpatiza con los intereses de los indígenas en contra de los gobernantes en Managua. Sin embargo, los indígenas no tienen voz propia (tampoco son representados por una instancia narrativa propia), no son más que un objeto de los discursos entre los diferentes grupos de la región del Pacífico". -Werner Mackenbach


“La apuesta de esta novela no es revelar un agotamiento generacional únicamente, sino meditar en torno al derecho de la memoria y el lugar de la escritura, en este caso la memoria política de la revolución sandinista y la hibridez de su escritura posible. En realidad esta escritura parece dispuesta a interrogar su potencia como “encuentro cultural”, como acto político de cruce con el “otro” subalterno, en este caso, los miskitos maltratados por el proyecto modernizador revolucionario”. Leonel Delgado-Aburto, Márgenes recorridos, p. 82

Cuentos
Misterios gozosos (1994)
"Permanecer reprimido es volverse esquizofrénico porque el deseo sexual es sano y fuerte, y las fantasías eróticas son una forma de la sexualidad. Erick Blandón pone palabras, paisajes y sentimientos a las fantasías de muchos.
Misterios gozosos es, en este contexto, una espresión de transgresión social puesto que en el vehículo de una impecable prosa relata -según se dice- los avatares de personajes de carne y hueso". Sylvia torres. Barricada 17 de junio de 1994.

"Esta nueva obra de Blandón consigue un doble propósito. De una parte, aportar a la literatura nicaraguense un nuevo tipo de erotismo cuyo atractivo radica en aquello que asoma más allá de las palabras, aunque estas acudan oportunas cuando algo debe nombrarse. De otra parte, la tendencia del autor al uso de una prosa de prefecta concisión, se ve compensada por el amplio horizonte que nos abren los relatos." Mónica Zalaquett.  Barricada, 24 de junio de 1994
" Misterios gozosos. Así llama Erick Blandón a sus relatos aludiendo a la naturaleza prohibida del erotismo, zona sagrada y maravillosa que siempre es acosada y desacralizada por los mascarones de la moral y las "buenas constumbres". Blandón recurre a esa expresión (misterio gozoso) de profundo sentido místico para descargar todo el peso de su ironía y su humor implacable, pues no estamos frente a un místico  o un teólogo del Eros, que vibra y se desgarra con los aullido y esplendores de la carne. No, la prosa de Blandón carece de intensidad verbal para comunicarnos eso. Pese a que es un probado y magnífico poeta (Juegos prohibidos y Las maltratadas palabras son obras que están muy por encima del libro que ahora comentamos, desde el punto de vista estrictamente literario), trabaja con un lenguaje lento, conservador, muchas veces plano, muy cercano a la literatura de entretenimiento o de best-sellers o simplemente comercial". Alvaro Urtecho. Especial para La Tribuna. n.f.
"Este libro, además, tiene el mérito de inciar el cuento erótico en la literatura nicaragüense. Es por ello un libro pionero en nuestra narrativa, al que debe agregarse el valor que le viene de su unidad temática. Pocos logran lo que Erick Blandón hizo: armar nueve historias distintas con las mismas piezas: el goce, el deseo, la sexualidad, el amor, la violencia y el dolor." Alejandro Bravo. Barricada, Sábado 23 de julio de 1994.

Poesía 

Las maltratadas palabras (1990)


"Erick Blandón Guevara será uno de los que refuta el exteriorismo, aunque narre, y describa; nada contracorriente. Nada en él es oral; todo tiene voluntad de escritura y afán de depuración. El mal trato de las palabras consiste para él, en la elaboración escritural, trabajar, pulir. [...]
Blandón Guevara ha transitado con mucha libertad por el poema en prosa, sin embargo, su forma y expresión son muy estrictas y atemperadas. [...]  Luce un entrañable sentimiento familiar, pero apenas lo deja ver. Un sentimiento domeñado. De aquí que su prosema sea variado, breve y contenido. Y esa contención se la hace fuerza del poema y estilística: la anécdota es mesurada, esboza, y el párrafo, el periodo y la frase, se le hacen cortas.
Su serie de "Transparencias" [en Las maltratadas palabras], transparentan en verdad visiones del  paisaje Norte montaoñso y el Caribe fluvial de Nicaragua, pero tamizado por la niebla o neblina, pinos, árboles, lodo, mujeres primitivas bañándose al alba y escondiéndose de la mirada de los soldados. Se trata de una marcha de un batallón, donde hay guitarras, canciones y silencio que evocan las migraciones de [Saint John]  Perse. [...]
Es épico por narrativo, plástico, pero como "Transparencias", [su poesia] es susurrada, sin las trompas que anuncian una marcha triunfal en tierras nicaraguenses." Julio Valle-Castillo. El siglo de la poesía en Nicaragua. Vol III, 352-4



Juegos prohibidos (1982

Contraportada intervenida por Carlos Martínez Rivas.  




)









Carlos Martínez Rivas obsequia y dedica Juegos Prohibidos a una amiga.


Comentario de Carlos Martínez Rivas publicado en la revista Ventana el 24 de septimebre de 1983.  



Aladrarivo (1975)


"ALADRARIVO. Talleres Gráficos ASEL 1.000 ejemplares (10/7/75) 14 p.p.

Aladrarivo es el primer libro de poemas (3) y prosemas (5) de Erick Blandón Guevara (n. Matagalpa). En él se descubre a un poeta que domina su expresión y la blande con ''retador ingenio''. Contrario a lo que lamentablemente viene ocurriendo con algunos de nuestros jóvenes poetas, los trabajos de Blandón aquí presentados no se desperdician en innecesariedades, sino que manifiestan una rara y necesaria combinación de la mesura y el ingenio que redunda en beneficio de la obra.

La presentación del libro tiene un sentido artesanal que ya pocas veces se ve y que resulta desde todo punto de vista encomiable por su sencillez y creatividad." Sin firma. La Prensa Literaria. 30 de agosto de 1975

"Aladrarivo. El poemario de Erick Blandón presenta otra de las facetas de la poesía nicaraguense: su tendencia al barroco. Mientras un amplio sector de nuestros escritores, fundamentalmente los jóvenes ha decidido sumarse a esa suerte de exteriorismo poético de Ernesto Cardenal, Blandon, en Aladrarivo, busca el lenguaje afilado, de varios significados, en el que se puede apreciar el impacto de Carlos Martínez Rivas. Erick Blandón se perfila como uno de los más significativos poetas jóvenes de nuestro país". Raúl Orozco. La Prensa Literaria, 20 de diciembre de 1975.

No comments:

Post a Comment